Ruta Mudéjar: un viaje al pasado árabe de la Axarquía

Compartir en
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInDigg thisEmail this to someonePrint this pageShare on RedditPin on PinterestShare on Tumblr

Aunque son innumerables los rincones que evocan el pasado árabe de la Costa del Sol Oriental, un embrujo especial envuelve a los seis pequeños pueblos de esta comarca de Málaga. Para descubrirlo sólo tienes que recorrer la Ruta Mudéjar de la Axarquía, un trayecto cultural a través de estas tierras cargadas de historia, tradición y leyenda.

Situados en las faldas del Parque Natural de las Sierras de Tejeda, Almijara y Alhama, estos pueblos atesoran las mejores muestras de la arquitectura andalusí de la zona. Y si pasear entre alminares, adarves, arcadas y algorfas parece un buen plan, espera a conocer lo que te depara este itinerario.

Arenas, mirador de la Axarquía

Nuestra ruta comienza en Arenas, una villa situada a los pies de las ruinas del Castillo de Bentomiz, que fue un importante alcázar durante la dominación árabe. No menos interesante son la iglesia de Santa Catalina Mártir, construida en estilo mudéjar sobre una mezquita, y el alminar de Daimalos,uno de los más antiguos de España.

Sobre un templo árabe también se erigió la iglesia de San Pedro de Corumbela, con su alminarconvertido en campanario. Muy cerca se encuentra el Mirador de la Era, ideal para disfrutar del paisaje de la Axarquía. Pero si prefieres adentrarte en plena naturaleza, puedes recorrer el Camino de las Tres Fuentes que lleva hasta Sayalonga.

 

Árchez y Salares

Conocida como la Joya Merinita del siglo XII, Árchez conserva en sus calles y fogones la imborrable impronta musulmana. Su gran emblema es el alminar de la iglesia mudéjar de la Encarnación. Aunque las reminiscencias árabes se perciben además en platos de su gastronomía, como el potaje de hinojos o las tortillas de bacalao con miel de caña.

Menos de siete kilómetros separan Árchez de Salares. Caminando por sus empinadas calles y entre sus encaladas casas te toparás con la parroquia de Santa Ana, con sus interesantes pinturas. Mención aparte merecen el alminar almohade de la primitiva mezquita y el puente romano sobre el río Salares, rodeado de exuberante naturaleza.

 

Sedella y Canillas de Aceituno

La siguiente parada es Sedella, pueblo que ofrece unas hermosas vistas de la Sierra de Tejeda. Sus principales monumentos son la Casa Torreón de estilo mudéjar, la iglesia de San Andrés y la ermita de la Esperanza, levantada entre los restos del castillo árabe. De herencia morisca es también su repostería, en la que destacan los llamados roscos tontos.

Nuestra ruta concluye en Canillas de Aceituno, cuyo territorio se extiende hasta el pico de La Maroma. Villa de calles blancas adornadas con macetas y flores, sus joyas más preciadas son laiglesia del Rosario, el Aljibe Árabe y la Casa de los Diezmos. Y eso sin olvidar los vestigios de la antigua fortaleza árabe. ¿Te vienes a descubrirlos?

Texto de: http://blog.visitacostadelsol.com/
Imagen creada a partir de jpg de Freekpik.es

« »